Inicio (insipido) del Festival Cultural Zacatecas 2018.

 

Pues así las cosas. El Festival Cultural de Zacatecas ha iniciado dejando un sabor insípido en aquellos que gustamos de las máxima fiesta cultural del estado.

La sorpresa se vivió al abrir el programa y ver que sólo dos eventos habrían de realizarse el sábado, siendo el más destacado, la presencia de el tenor Ramón Vargas en el foro principal ubicado en la Plaza de Armas; aún así no dude en guardar la cámara en la mochila y dirigirme al centro histórico en busca de capturar las actividades del día.

Pesé a que traía tiempo suficiente no pude llegar a la obra de teatro, el tráfico era fluido en la calles, pero, y es que siempre hay un pero, fue imposible acceder a los principales estacionamientos públicos debido al mal desarrollo y labor de la policía vial, los tamaros pues, quienes seguros de sus palabras te decían que los estacionamientos estaban llenos, y al cuestionarlos te respondían que el mero mero del estacionamiento les había hablado para informarles. Ahí ni como ganarles a los señores, mejor seguir el camino y buscar un lugar donde estacionar el carro para poder llegar a los eventos a tiempo.

Desgraciadamente, el tiempo me gano y no pude llegar a la obra de teatro, la opción, irme al café de costumbre y beber algo mientras se llagaba la hora del concierto principal.

Y pues… llego la hora, pero la sorpresa era mucha. Caminando a la Plaza de Armas me sorprendió la poca afluencia de gente, las calles vacías y los comercios solos. Lo mismo se observo en el lugar del concierto donde, sin riesgo a equivocarme, no mostraba un aforo  mayor al 80% de asistentes, triste escenario para dar inicio al Festival Cultural de Zacatecas.

Del concierto, nada que decir, excelente, el espectáculo fue del más grande nivel internacional, digno de un Festival Cultural que tiene más de 30 años. Lo que no es digno de un Festival que tiene más de 30 años son sus autoridades, no hubo nadie que diera una bienvenida oficial, un discurso de inaugurado o mucho menos señal de que iniciaba la fiesta cultural más grande de los zacatecanos, pero en fin, de ahí en más, bienvenida la fiesta del arte y la cultura.


Rolando Cantú|CHARCO


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *