Gris y triste Festival Cultural Zacatecas 2018.

 

La importancia de un Festival Cultural radica en la repercusión social, artística, cultural y económica que representa para la región en el cual se realiza dicha festividad, mientras que, el programa de actividades que le da estructura, es tan sólo el motor y el pretexto para generar dicha repercusión.

En verdad no es tan complicado entender esto, yo siempre lo he comparado a hacer un pastel, si sigues las instrucciones que marca la receta vas a lograr el éxito buscado; en verdad, no es tan complicado.

Pero al parecer en Zacatecas las cosas tienen que ser diferentes, al contentillo de unos cuantos politicuchos que no ven más allá de sus intereses personales, y en el caso de nuestro gobernador, de los intereses de su señora.

El Festival Cultural Zacatecas 2018 paso sin pena ni gloria, fue gris y triste, una burla de lo que debe y tiene que ser un festival que cumplió 32 años de vida. Fue una muestra de negligencia, nepotismo, ego e ignorancia. Fue la muestra de un gobierno dirigido por un personaje carente de razón, con pobreza intelectual y nula autocrítica, un gobierno que busca dar un discurso de “superación” pero que a toda costa lucha por generar el retroceso del estado que gobierna.

Y es que insisto, la receta no es complicada, es tan simple como dejar trabajar a los que quieren trabajar y dejar de escuchar a aquellos que no tienen idea de lo que representa la vida cultural y artística para Zacatecas.

No hay nada que reclamar al Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde”, ellos hicieron lo mejor que pudieron con las herramientas que se les entregaron y se les permitieron usar, al contrario, se les aplaude por el esfuerzo de generar un Festival Cultural digno más no trascendental.

Si, hay mucho que reclamarle a Alejandro Tello y su necedad.

Si, hay mucho que reclamarle a Alejandro Tello y sus ganas de no gobernar.

Si, hay mucho que reclamarle a Alejandro Tello y su fe ciega de escuchar el canto de las sirenas, si es que así se le puede llamar a Cristina Rodríguez de Tello y a la alcaldesa Judit Guerrero.

Hoy el Festival Cultural Zacatecas presentó su cara más triste de los últimos años. Foros vacíos, poca participación turística, espectáculos por debajo de su calidad, inconformidad por parte de el público, represiones sociales, censura y una interminable lista de acciones que hicieron que hoy más que nunca pudiéramos pensar que se avecina el fin de la fiesta cultural mas grande los zacatecanos, porque en Zacatecas hoy se piensa más en futbol que en Arte y Cultura.

Esa es la realidad de la cultura y las artes hoy en Zacatecas.

Insisto, la formula para alcanzar el éxito en un Festival Cultural es simple, es como hacer un pastel, pero si no se quiere seguir la receta es casi un hecho que quede un sabor de boca desabrido y un gran hueco en el estomago.

Ya es tiempo de exigirle a Eduardo Yarto que trabaje, nos cuesta caro mantenerlo en la Ciudad de México para tan mediocres resultado que ha entregado a Zacatecas. Ya es tiempo de decirle a Cristina Rodríguez de Tello que se regrese a dar consulta. Ya es tiempo de decirle a Judit Guerrero que se retire, no le hizo ni un bien a la historia de la ciudad. Ya es tiempo de decirle a Alejandro Tello que deje trabajar a los que saben trabajar.

En fin, sigo diciendo, en mis más de 15 años como periodista cultural, artista visual y promotor cultural… este fue el más triste Festival Cultural que me ha tocado vivir.

Lo olvidaba, aquí les dejo la receta para alcanzar el éxito en un Festival Cultural y por lo tanto alcanzar esa repercusión social, artística, cultural y económica de la cual hablamos en el primer párrafo de esta columna.

 

RECETA.

  • Presupuesto.
    Ajustarse al presupuesto, no se busque forzar algo que no existe, si el dinero alcanza para una semana de actividades no le juegue al valiente buscando agregar más días a su programa, puede perder estructura y valor su proyecto.
  • Un programa artístico fuerte.
    Basado en talento internacional, reforzado con talento nacional y sazonado con talento local.
  • Difusión nacional.
    Se recomienda tener un plan de atracción turística sustentado en los atractivos naturales y sociales más representativos de la entidad; se puede aderezar con una excelente estrategia de mercadotecnia realizada por la secretaría de economía en conjunto con los comerciantes locales.
  • Atención ciudadana.
    Se recomienda un buen servicio social por parte de las autoridades locales. Se debe entender que la gente quiere ir a un Festival a divertirse y pasar un buen rato. No la reprima si quiere bailar, cantar o hacer alguna actividad artística, recuerde, es un Festival y se busca una interacción artístico social que de identidad a su pueblo.
  • Huevos.
    Esos dependen del gobernante en turno. A algunos les faltan que tienen que pedirle a la esposa que ponga los suyos para que cuaje el producto.

Instrucciones. Hornear durante más de 270 días. Después de horneado el producto, sacar del horno 80 días antes de degustar, aproveche este tiempo para presumir su producto; recuerde, el que no enseña y presume no vende. Disfrute y devoré su producto durante 7 días. Reposo, los 8 días previos a iniciar a hornear una nueva edición.


Rolando Cantú|CHARCO   |   estoesccr


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *