En la intimidad.

Siempre he sido de esas personas que observa con calma lo que lo rodea, muchas de las veces, son escenarios que me detengo a observar los que despiertan en mí la curiosidad por saber que los llevo a existir, a estar presentes en ese momento o espacio, o porque, en caso de ser un objeto, cuál es el proceso que enfrento para tomar forma y así, terminar postrado en un sitio siendo testigo mudo del tiempo. 

Y es así que hace unos días, mientras esperaba se le diera una limpieza general a mi carro me puse a observar una pequeña figura de bronce que se encontraba en el autolavado, era una especie de escultura/decoración que algo homenajeaba, la verdad es que, nunca le encontré forma clara a aquella pieza la cual, pese a su mal lograda fvorma, logro despertar en mí el interés de saber que es lo que sucede en un taller de fundición; cautivado por la idea, llame a un amigo que se dedica a diseñar y fundir esculturas para importantes artistas de la ciudad y le pedí me diera la oportunidad de invadir la intimidad de su taller para registrar con mí cámara lo que ahí se vive, se guarda y se crea.

De esta manera es que nació este reportaje fotográfico al cual llamo “En la Intimidad”, un recorrido visual por las instalaciones de un taller de fundición escultorico y el ambiente creativo que en el reina y vive, un mundo moldes apilados, bronces mal logrados, cera derretida y mucha creatividad; un abstracción del arte en un un espacio destinado para dar vida al arte mismo.

Espero lo disfruten.


Fotografía: Rolando Cantú|CHARCO     |    estoesccr


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *